Acerca de riego por aspersión

Sean bienvenidos a una nueva entrada del blog de Viveros GDV. Esta ocasión les hablaremos sobre el riego por aspersión, con más precisión, sobre su papel en el sector agrícola y las ventajas implicadas en él. Recuerden que si necesitan implementar un sistema por aspersores en sus parcelas, lo recomendable es asistir a profesionales como los que laboran en Viveros GDV.

Los riegos por aspersión en el sector agrícola.

Mediante este método de riego, el líquido es aplicado en el suelo como si se tratase de lluvia usando emisores conocidos como aspersores, los cuales arrojan agua en forma de gotas. El líquido bajo presión, es emitido por dichos aspersores y llega a ellos gracias a un complejo sistema de tuberías, cuyas dimensiones y configuraciones dependen del terreno agrícola a regar. La disposición de los aspersores debe darse de manera que pueda empaparse toda la superficie del suelo con homogeneidad.

Los sistemas convencionales de riego mediante aspersión, se componen generalmente de tuberías (comúnmente colocadas bajo tierra) tomas de líquido, ramales y por supuesto, aspersores. Cada uno de los componentes señalados pueden fijarse ya sea de manera temporal durante las épocas de riego o permanentemente. Asimismo, pueden ser móviles para su fácil transportación en otras tierras de sembradío.

Más, en las últimas décadas han sido desarrolladas las máquinas de riego en base a la emisión de líquido convertido en gota con aspersores aunque con una sutil diferencia, a saber, los componentes distribuidores de agua sobre el terreno pueden activarse de manera automática con una mínima supervisión. Pese a que el precio de tales sistemas novedosos es mayor, su funcionamiento automatizado ha mostrado ser eficiente dentro del sector agrícola.

Los sistemas de riego con aspersores son capaces de adaptarse con facilidad a las topografías que presentan ligeros accidentes, por lo que son más versátiles y flexibles que muchos otros métodos disponibles. Su consumo de líquido es mesurado, incluso si presentan un buen diseño y se define bien la intensidad del agua emitida en función de las propiedades de la parcela o de las plantas sembradas, se evitarán derroches.

Cabe mencionar que, pese a la excelencia del riego por aspersión, la aplicación de líquido en forma de gotas de lluvia está determinada por las condiciones del clima, sobre todo por el viento y la aridez (puesto que si las gotas son pequeñas, pueden evaporarse con facilidad sin hidratar del todo al sembradío). Los sistemas que operan con aspersores, son de suma utilidad para la aplicación sutil de riego con el que se intenta humedecer el suelo ligeramente, o para riesgos urgentes donde se requiera agua con prontitud. No está de más señalar que también son excelentes para el lavado de contenidos salinos y se prestan para el uso de abonos con uniformidad.

La ventaja del riego mediante la aspersión.

Son variadas las ventajas que proporciona el riego por aspersión, por ejemplo, no daña las raíces en comparación con el riego manual o mediante surcos en los que resulta muy difícil regular la cantidad de agua, lo cual, es perjudicial para la parcela entera. Otra ventaja a destacar es su capacidad de gestionar el consumo de líquido a diferencia de otros métodos, como los señalados en este párrafo. Es por tales beneficios que su uso es muy frecuente en áreas cercanas a lagos, acueductos, ríos entre otras fuentes de líquido.

Como se dijo, son diversas las ventajas que ofrecen los sistemas que operan con aspersores, más para disfrutar de ellas o para mejorar el rendimiento de los riegos por aspersión, es indispensable la realización de un previo estudio con minuciosidad en el que pueda determinarse la calidad del suelo y las áreas que necesiten ser regadas. Uno de los aspectos de mayor relevancia es la ubicación del sistema de aspersores, pues con esta es posible la realización de riegos uniformes o no uniformes (la uniformidad es necesaria y debe abarcar el terreno hasta en un 80% para que éste sea eficiente).

Los aspersores por sí solos (incluso los modelos automáticos) no garantizan excelentes condiciones para los sembradíos, ya que es necesaria la atención humana para su óptima operación. Por lo que, para obtener un excelente riego mediante ellos es necesario que los usuarios atiendan los siguientes puntos:

  • Una correcta administración de la presión del líquido.
  • Un estudio de las redes de tuberías para su adecuación a la presión administrada.
  • Aspersores de calidad, capaces de abarcar amplios terrenos y de esparcir líquido a presión de forma homogénea.
  • Depósito de agua potable conectado a las redes de tuberías.

Ahora bien, entre otros beneficios que vale la pena resaltar, se encuentra el ahorro considerable en mano de obra implicado en la instalación de un sistema con aspersores. Una vez que son colocados y puestos a funcionar, no requieren mayores atenciones. Actualmente existen en el mercado programadores que se activan a través de válvulas electrónicas conectadas a relojes, que en función de los tiempos, activarán el sistema por completo según los requerimientos de los usuarios y las configuraciones preestablecidas. Con ello, la mano de obra puede ser completamente remplazada, evitando gastos mayores en salarios.

El riego por aspersión se adapta con facilidad a los terrenos, ya sea lisos, u ondulados sin necesidad de allanamientos. Su eficiencia es alta, de un 80% aproximadamente en comparación con los métodos tradicionales, como el de inundación cuya eficiencia es apenas de 40 o 50 %. Anímense a implementar un sistema semejante, le garantizamos resultados excelentes en sus parcelas. ¿Dónde encontrarlo? Con nosotros, Viveros GDV, una de las mejores opciones a nivel nacional. Gracias por habernos visitado, ¡vuelvan pronto!

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

paisajistaJardin Oaxaca